IES Valle del Cidacos

Los alumnos de 1º de bachillerato realizan el ya tradicional viaje de estudios a Italia

            El pasado febrero, una vez realizados los exámenes de la segunda evaluación, 51 alumnos de nuestro instituto disfrutaron de un maravilloso viaje que seguramente nunca olvidarán. Acompañados de tres profesoras y una guía que no se separó de nosotros en todo el viaje, pudieron visitar en Roma, el Coliseo, donde tuvimos la suerte de encontrarnos con Mariano Rajoy, que amablemente se fotografió con el grupo, los foros romanos, el Arco de Tito y de Constantino,  la Columna Trajana, el Panteón con su impresionante cúpula, el monumento a Víctor Manuel II, primer rey de la Italia unificada, donde se haya además la tumba al soldado desconocido con su llama eterna, la Plaza de España, las bellísimas pinturas de Andrea Pozzo en la Iglesia de San Ignacio con sus perspectivas ilusionistas, el grupo escultórico del Éxtasis de Santa Teresa de Bernini en Santa María de las Victorias, la bella fachada de San Carlos de las cuatro fuentes de Borromini, la Piazza Navona y la Iglesia de San Inés, y por supuesto la famosa Fontana de Trevi. Toda una mañana la dedicamos al Vaticano, visitando la Basílica de San Pedro y los Museos Vaticanos con la impresionante Capilla Sixtina, donde no cabía ni una mosca. Pero no todo fue arte en Roma, también disfrutamos de la gastronomía y de la sabrosa pasta italiana en el restaurante Miscelánea, junto al Panteón.  Había que reponer fuerzas tras las intensas caminatas y  Pascuale nos trató como clientes vip,  poniendo la guinda a su rica comida con su simpatía y buen servicio.

El domingo, después de visitar el Vaticano, ya por la tarde,  salimos hacia Florencia, una ciudad donde se respira humanismo y alejada de la grandes proporciones de Roma. Nuestro hotel se hallaba en una hermosa plaza renacentista, junto al Hospital de los Inocentes. Visitamos el Duomo, el museo de la Academia y la Galería Uffizzi, el puente Vecchio, el mercado de San Lorenzo, el exterior de Santa Maria Novella  y aún sobró tiempo para hacer compras. Por la noche disfrutamos de la discoteca acompañados de dos de las profesoras. Al día siguiente, camino de Venecia paramos en Pisa para visitar el conjunto románico y disfrutamos de unas magníficas pizzas.

En Venecia pudimos disfrutar de la ciudad en pleno esplendor, pues eran carnavales y  la bella arquitectura se dejaba acompañar de personajes sacados de otra época. Llegamos en vaporetto,  paseamos en góndola, visitamos San Marcos, el puente de los Suspiros, el Gran Canal, el puente Rialto, visitamos un taller de cristal de Murano y, por supuesto, compramos máscaras venecianas. Por la noche aún nos quedaron fuerzas para bailar y divertirnos. Llegábamos al final de nuestro viaje, pero camino del aeropuerto de Bérgamo aún dio tiempo para visitar la bella Verona, la casa de Romeo y Julieta, el anfiteatro romano (La Arena de Verona), y sus coquetas calles. Trámites en el aeropuerto, siempre con la ayuda inestimable de Ana Ruth, nuestra excelente e incansable guía y aterrizaje en Zaragoza, con la pena de haber finalizado el viaje de nuestra vida. Seguro que en un futuro repetiremos. ¡Viva Italia!

 

Este sitio web utiliza cookies para gestionar el flujo de usuarios y mejorar su experiencia de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies